Descripción

Cuanto más alto esté situado el filtro, mayor será su efectividad. El aire se va calentando en el invernadero. Ese aire tiene más energía y carga con mayor número de moléculas orgánicas. Es necesario extraer el aire más caliente del invernadero para mantener la temperatura adecuada.

Procura mantener el prefiltro limpio. El polvo y las partículas grandes pueden provocar un bloqueo físico del carbón. El prefiltro protege la parte interior del filtro donde se encuentra el carbón y es necesario lavarlo cada 3 o 4 meses.

Controla la humedad y mantenla en por debajo del 82 %. Los filtros de carbón se vuelven inactivos con niveles altos de humedad. Esto es porque la humedad crea una película en el interior de las cavidades porosas del carbón y evita que las moléculas orgánicas entren en contacto con el mismo.