¿Cómo limpiar un grinder?

Un grinder es una herramienta que puede encontrarse en distintos tamaños, formas y materiales. Su primer uso consistía en picar hojas de tabaco, pero con el paso de los años, se ha ido utilizando para triturar otro tipo de sustancias como el cannabis. Los más comunes están  compuestos principalmente por dos mitades que se separan, cuyo interior cuenta con una especie de “dientes afilados” alineados de tal manera que al colocar el material, cerrar y girar, este se tritura. Antes de nada, se debe saber que existen diferentes modelos por ello es necesario saber cómo limpiar un grinder. Y si todavía no dispones de uno, no dudes en comprar un grinder que se adapte a tus necesidades.

Principalmente fabricados de metal o plástico los cuales cuentan con 2, 3 y 4 partes. Los de 2 piezas son los más comunes y simples ya que únicamente cumple la función de moler. En cuanto a los grinders de 3 piezas, disponen de un espacio adicional donde cae la hierba ya molida, muchos de ellos cuentan con una malla metálica para el polen. Con respecto a los que disponen de 4 partes, estos son los más completos ya que además de tener la parte de la dentera y la rejilla, tienen una parte de depósito para poder almacenar el kief sobrante.

Disponer de este tipo de producto a la hora de moler la hierba o cualquier otro material es idóneo para hacerlo de manera correcta y así obtener el resultado deseado. Así mismo, se debe tener en cuenta que se trata de un utensilio el cual, requiere de unos cuidados básicos para conseguir un perfecto funcionamiento.

¿Cómo limpiarlo?

Si lo que quieres es aprovechar esa resina que queda pegada en las paredes, lo mejor es usar este método.

Esta forma de limpiar un grinder es muy sencilla, efectiva y vale para grinder de todos los materiales.

Consiste en introducir el grinder en el congelador durante horas, cuantas más mejor.

Esto hará que la resina se enfríe y se separe de las paredes, haciendo mucho más fácil su limpieza.

Lo sacamos del congelador y la vamos retirando con un pincel, cepillo de dientes, navaja, cuchillo, etc.

El utensilio que usemos dependerá de cómo de bien haya salido la resina, si aún está muy pegada usaremos un cepillo de dientes duro y si prácticamente se cae sola podremos usar un pincel.

También dependerá del material del grinder. No usemos una navaja en un grinder de madera o plástico porque seguramente arranquemos parte de este.